Síguenos en las Redes

Header Ad

Últimos artículos

Categories

¿El Covid-19 ha acelerado la pérdida de libertad en Internet?

El Covid-19 ha acelerado la pérdida de la libertad de Internet
4 minutos de lectura

La pandemia COVID-19 no sólo ha causado más de un millón de muertes en todo el mundo, sino que también está acelerando el declive de las libertades de Internet en todo el planeta, según un nuevo informe de Freedom House.

Un año especialmente sombrío

El año pasado ha sido «especialmente sombrío» para la libertad de Internet, según el informe Freedom on the Net 2020, patrocinado por la Internet Society.

Los líderes políticos han utilizado la pandemia como una excusa para limitar el acceso a la información y para desplegar nuevas medidas de vigilancia, según el informe.

Al mismo tiempo, una escisión en cámara lenta de Internet se ha convertido en una «carrera total hacia la ‘soberanía cibernética’, en la que cada gobierno impone sus propias regulaciones de Internet de manera que restringe el flujo de información a través de las fronteras nacionales«, dice el informe.

Las autoridades de varios países, entre ellos Estados Unidos, China, Rusia, Brasil y Turquía, han erigido nuevas fronteras digitales.

Como resultado, las libertades de Internet han disminuido por décimo año consecutivo, dice el informe, que hace un seguimiento de la libertad de Internet en 65 países, cubriendo el 87 por ciento de los usuarios de Internet del mundo.

Entre mayo de 2019 y junio de 2020, el informe encontró que las puntuaciones de libertad de Internet cayeron en 26 países, con 22 que registraron ganancias netas.

Los datos por países

Los mayores descensos se produjeron en Myanmar y Kirguistán, seguidos de la India, Ecuador y Nigeria. Un número sin precedentes de países interrumpió deliberadamente el servicio de Internet.

Mientras tanto, el Sudán y Ucrania registraron las mayores mejoras, seguidos de Zimbabue.

Islandia obtuvo la puntuación más alta en lo que respecta a la libertad en Internet, seguida de Alemania, Estonia, el Canadá y el Reino Unido.

Por sexto año consecutivo, China registró las peores condiciones para la libertad en Internet, seguida del Irán y Siria.

Los límites relacionados con la pandemia en la libertad de Internet son desalentadores, porque pueden permanecer en su lugar después de que el COVID-19 se haya desvanecido, dijo Allie Funk, analista principal de investigación para tecnología y democracia en Freedom House.

«La historia ha demostrado que los nuevos poderes estatales adquiridos durante una emergencia tienden a sobrevivir a la amenaza original», dijo. «Nos preocupa que muchas de las capacidades de vigilancia mejoradas que se están desplegando se mantengan mucho tiempo después de que la crisis sanitaria haya remitido».

Funk hace un llamamiento a las aplicaciones para teléfonos inteligentes que han aparecido para limitar el intercambio de datos dentro del estado de derecho y para que los gobiernos incluyan la supervisión y la responsabilidad en los programas de vigilancia.

El informe expone tres tendencias principales que perjudicaron la libertad de Internet en el último año:

Las autoridades señalaron la pandemia como una razón para limitar el acceso a la información.

En algunos países, las autoridades bloquearon los sitios de noticias independientes y detuvieron a personas bajo cargos «espurios» de difusión de noticias falsas.

Sin embargo, en muchos lugares, fueron funcionarios estatales y partidarios quienes difundieron información falsa y engañosa «con el objetivo de ahogar el contenido exacto, distraer al público de respuestas políticas ineficaces y convertir en chivos expiatorios a ciertas comunidades étnicas y religiosas«.

Los funcionarios culparon a la pandemia por aumentar su presión para obtener nuevos poderes de vigilancia. La pandemia creó una abertura «para la digitalización, la recopilación y el análisis de los datos más íntimos de las personas sin las protecciones adecuadas contra los abusos«, según el informe, y en muchos casos, la recopilación ha carecido de transparencia, de supervisión independiente y de vías de reparación.

Internet fragmentada

Por último, varios países han impulsado una Internet fragmentada, en la que cada nación impulsa su propia versión soberana.

«En lugar de proteger a los usuarios, la aplicación de la soberanía nacional al ciberespacio ha dado a las autoridades rienda suelta para reprimir los derechos humanos, ignorando al mismo tiempo las objeciones de la sociedad civil local y la comunidad internacional», dice el informe.

Llamamiento a los responsables políticos

El informe contiene varias recomendaciones para los encargados de la formulación de políticas, la sociedad civil y las empresas privadas. Hace un llamamiento a los responsables políticos de los gobiernos para que rechacen las restricciones indebidas al acceso a la información y a la libre expresión.

«Los gobiernos deben apoyar y mantener el acceso a Internet y abstenerse de prohibir los medios de comunicación social y las plataformas de mensajería», dice el informe. «Si bien esos servicios pueden presentar auténticas preocupaciones sociales y de seguridad nacional, las prohibiciones constituyen una respuesta arbitraria y desproporcionada que restringe indebidamente el discurso cultural, social y político de los usuarios».

Los responsables de la formulación de políticas también deben garantizar que los nuevos programas de vigilancia cumplan las normas internacionales de derechos humanos en cuanto a necesidad, proporcionalidad y supervisión independiente. Los gobiernos deberían promulgar leyes sólidas sobre la privacidad de los datos y proteger el cifrado, recomienda el informe.

Resistencia de las empresas privadas

El informe pide a las empresas privadas que se resistan a los esfuerzos del gobierno para cerrar la conectividad o prohibir los servicios digitales. También aboga por una moderación justa y transparente del contenido.

Las empresas basadas en la web deberían dar prioridad a la libre expresión de los usuarios y al acceso a la información, en particular en lo que respecta a los contenidos que pueden considerarse periodismo, debate sobre derechos humanos, material educativo o expresión política, social, cultural, religiosa y artística, recomienda el informe.

Los servicios web también deberían «abstenerse de confiar en sistemas automatizados para marcar y eliminar contenidos sin una oportunidad significativa de revisión por parte de los seres humanos«, dice el informe.

La comprensión de los diferentes tipos de perturbaciones de Internet puede hacernos fuertes defensores para ayudar a reducirlas.


    Deja tu comentario

    Tu correo electrónico no será publicado.*

    catorce + 11 =

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies